sábado, noviembre 24


...

Pensando voy andando sin parar,

andando voy pensando en avanzar,

y no puedo llorar.

Bien, supongo que tendré que acostumbrar

mi vida a vivir sin su mitad,

solita una vez más.

Ni siquiera te puedo odiar,

solamente puedo recordar.

...


sábado, noviembre 10

Marifé dice (04:30 p.m.):
tengo tantas preguntas sin respuesta...

lunes, octubre 29

Defensa de la alegría


Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas

defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos

defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardíacos
de las endemias y las academias

defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres

defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa

defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría.

Mario Benedetti.

miércoles, setiembre 5

Espero... de Benedetti



Te espero cuando la noche se haga día,
suspiros de esperanzas ya perdidas.
No creo que vengas, lo sé,

sé que no vendrás.

Sé que la distancia te
(me) hiere,
sé que las noches son más frías,

sé que ya no estás.

Creo saber todo de ti.
Sé que el día de pronto se te
hace noche:
sé que sueñas con mi amor, pero no lo dices,
sé que soy un idiota al esperarte, Pues sé que no vendrás.

Te espero cuando miremos al cielo de noche:
tu allá, yo aquí, añorando aquellos días
en los que un beso marcó la despedida,
Quizás por el resto de nuestras vidas.
Es triste hablar así.

Cuando el día se me hace de noche,
Y la Luna oculta ese sol tan radiante.
Me siento solo, lo sé,
nunca supe de nada tanto en mi vida,
solo sé que me encuentro muy sólo,
y que no estoy allí.
Mis disculpas por sentir así,
nunca mi intención ha sido ofenderte.
Nunca soñé con quererte,
ni con sentirme así.

Mi aire se acaba como agua en el desierto.
Mi vida se acorta pues no te llevo dentro.
Mi esperanza de vivir eres tu,
y no estoy allí.

¿Por qué no estoy allí?, te preguntarás,
¿Por qué no he tomado ese bus que me llevaría a ti?
Porque el mundo que llevo aquí no me permite estar allí.
Porque todas las noches me torturo pensando en ti.
¿Por qué no sólo me olvido de ti?
¿Por qué no vivo solo así?
¿Por qué no solo....

domingo, julio 15

Amor 77... de Cortázar

Y después de hacer todo lo que hacen,

se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman,

se peinan, se visten, y así progresivamente
van volviendo a ser lo que no son.

Los formales y el frío… de Benedetti

Quién iba a prever que el amor... ese informal
se dedicara a ellos tan formales.

mientras almorzaban por primera vez
ella muy lenta y él no tanto
y hablaban con sospechosa objetividad
de grandes temas en dos volúmenes
su sonrisa... la de ella
era como un augurio o una fábula
su mirada... la de él... tomaba nota
de cómo eran sus ojos... los de ella
pero sus palabras... las de él
no se enteraban de esa dulce encuesta

como siempre o... casi siempre
la política condujo a la cultura
así que por la noche concurrieron al teatro
sin tocarse una uña o un ojal
ni siquiera una hebilla o una manga
y como a la salida hacía bastante frío
y ella no tenía medias
sólo sandalias por las que asomaban
unos dedos muy blancos e indefensos
fue preciso meterse en un boliche

y ya que el mozo demoraba tanto
ellos optaron por la confidencia
extra seca y sin hielo por favor

cuando llegaron a su casa... la de ella
ya el frío estaba en sus labios... los de él
de modo que ella fábula y augurio
le dio refugio y café instantáneos

una hora apenas de biografía y nostalgias
hasta que al fin sobrevino un silencio
como se sabe en estos casos es bravo
decir algo que realmente no sobre

él probó... sólo falta que me quede a dormir
y ella... probó por qué no te quedás
y él... no me lo digas dos veces
y ella... bueno por qué no te quedás

de manera que él se quedó... en principio
a besar sin usura sus pies fríos... los de ella
después ella besó sus labios... los de él
que a esa altura ya no estaban tan frío
y sucesivamente así...
......................
.........................
mientras los grandes temas
dormían el sueño que ellos no durmieron

lunes, julio 2



Original de Alberto Montt